Slide

Inicio

Semana del Adulto Mayor

Galería

Música

Galería

Literatura

Galería

Baile

Galería

Pintura

y Manualidades

Poemas y plegarias del espíritu por Maria Luisa Serano

por Maria Luisa Serano


ME DERRIBASTE SEÑOR, DEL CABALLO

Iba cabalgando, yo con mucha prisa
Como los corceles que van sin control,
Iba yo inconsciente de tu amor tan grande
Y de todo aquello que querías hacer.

Yo no razonaba porque sólo orgullo había en mi corazón
Porque estaba ciego y sordo ante tu llamado
Y ante las cosas que me hacías ver.

Corrí desbocado y sin una guía;
Sólo y sin sentido por el mundo anduve;
Me segó el pecado, saboreando apenas de lo material.

Pero, Tú tan bueno, Tú me habías amado
desde mucho antes de la creación.
Y ante lo difícil de mi cerviz tan dura,
Derribaste entonces mi caballo con tu fortaleza,
Dominaste todo cuanto era yo!

Me sentí pequeño, muy anonadado,
débil y sin fuerzas, ciego, ensordecido,
Tan menoscabado y cerca de la muerte,
pero tu voz sonaba llena de amor y ternura,
en el fondo mismo de esa fosa obscura.

Y sentí tu mano poderosa y firme,
rescatando aquello que aún quedaba en mí.
Percibí en mis sombras tu luz, tu grandeza,
Tu sangre preciosa y agua de vida; tu boca reseca,
sediento estabas de mi conversión.

Sentí en mis oídos tu voz que gritaba;
¡me muero por ti , te quiero salvar!
Que seas mi testigo, que sientas mi paz,
La paz en el alma y en todo tu ser.
Que seas muy feliz, que compartas tu vida,
que comas mi Cuerpo, que bebas mi Sangre.

Quiero ser tu fuerza; que puedas vencer,
Que sigas viviendo. Yo te amo mucho,
ábreme la puerta que yo quiero entrar.
Sanar tus heridas del cuerpo y del alma
Que vivas por mí, que seas feliz.

Fue a partir de entonces que encontré la dicha,
amor y alegría, sentí la ternura de su mano amiga;
sentí que era Dios, que en mi ser vivía;
Que sin Él no puedo; es todo y está en todo.
Y en este instante, el más santo de todos,
me entregué en sus brazos y empecé la vida!


LLORA CON PAZ

Llora con paz, hermano, si han roto tu alma;
Si te han golpeado fuerte, llora, porque las lágrimas lavan.
Pero llora con paz, con paz, hermano
Llora con paz, cuando con saña te hieren,
llora con paz cuando tus hijos mueren,
llora para que tus heridas sanen,
pero llora con paz, hermano, te lo ruego.
Llora si sientes los pesares:
el odio, la injusticia, la ingratitud, la pena;
llora para calmar los menesteres;
pero lágrimas de paz, las tuyas sean.
Llora dolores, llora por el otro,
llora en silencio por tanta insensatez.
Llora, pero con paz profunda,
sean tus lágrimas cual bálsamo divino.

Llora con paz, hermano,
nunca rencores ni venganzas guardes;
tu llanto sea apacible, como llora un niño.
Llora si el alma te duele, pero llora con paz,
hermano, tú lo puedes.


LA CITA

Tengo una cita con Dios
Y el mundo la llama muerte;
Tengo una cita con Dios,
Qué bueno es llegar a verle!

Unos primero, otros, luego;
Pero esto es algo real,
es la cita con mi Padre
el AMOR del más allá.

La vida es preparación
para este gran encuentro;
tengo una cita con Dios
y usted también la tiene.

Abrazo con el Eterno,
día de júbilo y gozo;
tengo una cita con Dios,
el día del Gran Banquete.


“¿DÓNDE ESTÁ TÚ HERMANO?”

Violencia!, muerte!, guerra! que se opone a la vida,
Que destruye destinos, ilusiones, vidas de luz.
Crea sombras, caos, muerte, dolor.
Derramas sangre, odios y obscuras aguas sin piedad y por doquier.
Truncando sueños, dichas, amores e ilusiones.
Rompes silencios y armonías.
¿Dónde está tu hermano?.
¿Dónde está tu hermano?
Como a Caín te dice, el Dios de Amor que te creó;
Qué has hecho del que te di para que compartieras y sirvieras?
Su sangre corre ahora y al cielo clama.
Qué pasó con el amor infinito que a tu corazón infundí?
Qué has hecho con tu hermano que yo cree perfecto y
con minas y sustancias destruyes sus miembros y sus rostros?
Son mis manos, mis pies, mi rostro, mi cuerpo, al que tú destruyes con violentas armas.
Tú eres mi creatura y él también creatura de la creación, iguales.
Es tu vida, es mi vida y la destruyes con tu absurda idea de la separación.

Dónde está tu hermano?
Alto, para ya! Soy tu Dios, tu Padre, tu amigo, tu hermano y te amo.
Yo te ordeno ¡basta ya¡
Te cree para amar, para vivir, para servir y ser feliz.
Para crear conmigo un mundo un mundo de amor y de ternura lleno.
Te colmé de amor, de inteligencia. Tus sentidos, tus dones, tu cerebro.
Tu sagrado cuerpo, perfecto, hermoso.
No puedes ahora destruir porque tú mismo te dañas, y
destruyes los seres y el mundo que para disfrutar yo te entregué.
Guerra no!, violencia no!, vida y paz sí!

Dónde está tu hermano?
Tu misma sangre. Y la tierra madre que en tus manos puse.
Constructor, no destructor.
No asesines!
En el quinto mandamiento que por amor te di,
un pacto amoroso que te exige amor y compromiso
Para ser luz, paz.
Amor eres, porque el amor Yo Soy.


LO QUE AMO

Amo tu Ser, mi Ser, mi todo.
Amo la vida, vida de mi vida.
Amo la gloria, alegría, gozo, dicha.
Amo sentir de corazón, vivir, amar.
Amo soñar, volar, crecer.
Amo sembrar, crear, hacer, saber.
Amo la Luz, verdad, claridad.
Amo lo bello grande y sublime.
Amo.

Amo construir, transformar, limpiar.
Amo servir, ayudar, guiar.
Amo reír, donar, danzar.
Amo enseñar, trabajar, sembrar.
Amo comer, cantar, rezar.
Amo viajar, disfrutar, admirar.
Amo lo infinito, lo finito, el universo.
Amo el silencio, la melodía, la creación.
Amo el agua, el aire, el fuego el sol, la luna.
Amo.


SOY LUZ

Luz soy, paz soy, bondad soy, amor soy.
Por qué me salgo de este camino?
Soy tan perfecto como el Creador,
soy armonía, soy bendición,
soy la presencia del Dios Amor.

Por qué me alejo de ese sendero,
cuando Él me pide mi corazón?
Él me enseña como Maestro
a ser feliz y a sembrar amor.

Por qué me olvido de esto Divino,
y sufro en vano por no cumplir
mandato hermoso de Padre a hijo?

Por qué me afano, si Tú me mandas
a estar tranquilo y sin desazón?
Por qué me alejo, si Tú me cuidas
Y siempre estás.

Eres la dicha, gozo y la paz;
eres mi amigo, quien todo das;
por qué yo lloro por fantasías
que no conducen a la verdad?

Eres camino, vida y verdad;
eres conmigo, Uno en la luz;
yo soy tu hijo, soy el amigo,
soy el hermano, soy el amor.


Comentario

  1. Felicitaciones por esos escritos que se pueden leer varias veces. Dios te ilumine siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *