Slide

Inicio

Semana del Adulto Mayor

Galería

Música

Galería

Literatura

Galería

Baile

Galería

Pintura

y Manualidades

Aida Cristina Sánchez

Por Aida Cristina Sánchez  |  Regional Cali


LASMINDRAS

Un coro de sonidos bajos, acompasados y uniformes, anuncian nuestra presencia. Traemos dulzura y nuestra esencia es dulce. Amigas queremos ser pero su ambición es desmedida. Hoy en vez de llegar, huimos cual reos condenados al exilio, sin la esperanza de un regreso. No hay hogar donde regresar ni flor que besar, ni miel que libar. Algunas veces, una mano amiga, calma nuestra sed con aparente dulzura, que no lleva el conjuro de nuestro laborar. Tristemente, sabemos que si no hay mañana para nosotros, para ellos tampoco.


LUDUM ORBIS

Elisa y Manuel son una pareja joven, habitantes de la nueva tierra. Salen bien temprano a cumplir su labor obligatoria. Salen a jugar. Sí, a jugar, porque el lema de la nueva tierra es: LUDUM ORBIS y todos los habitantes, cien millones en total, quienes han quedado distribuidos en las tres plataformas continentales, tienen como labor jugar para vivir. Cada plataforma alberga 300 megalópolis y en ellas están los cromas-ludum, portales con los 6 colores del arco iris además de uno plateado y otro dorado. Los juegos comienzan a las 8 de la mañana y terminan a las 7 de la noche. Estás jornadas están marcadas con un timbre de inicio y uno de culminación. Luego los jugadores, es decir trabajadores, regresan a sus hogares, algunos con abundantes triunfos obtenidos, otros apenas con lo suficiente para subsistir y otros no regresan. Los jugadores van en pareja a jugar. Se sitúan frente a cada portal y entran cuando suena el timbre de inicio. Entonces los jugadores quienes son seres reales, se convierten en seres virtuales más delgados y con movimientos ágiles y plásticos que se desplazan por el panel de colores, con el objetivo de alcanzar el centro de cada color y tomar la energía de este. Esta energía se convierte en bonos de riqueza física, mental o espiritual. Cada color transmite energías específicas. La energía del rojo es pasión, agresividad y unión. La energía del anaranjado es vitalidad, fortaleza y salud; además, también es medicamentos, en caso de enfermedades, y posibilidad de tratamientos médicos. La energía amarilla brinda confort, comodidad y lujos materiales. La energía verde es alimentos y equilibrio con las plantas y animales y permite el privilegio de tener una mascota y algunas plantas ornamentales. La energía del azul es agua para limpiar, humedecer, hidratar y refrescar todo, porque el clima es ardiente a toda hora. La energía morada transmite tranquilidad y descanso. Es cuando hay que luchar por llegar a casa. Los portales plateados son bonos de energía ganada en cada juego para alcanzar el descanso definitivo. Los jugadores tienen que realizar 100 juegos, que podrían tardar meses y años para ganar bonos de retiro y descanso. Se ganan por pareja, es decir, son acumulables entre ellos. La energía dorada es la validación de los otros colores y obligatoriamente todos los jugadores deben entrar a este portal para el reconocimiento de los triunfos-bonos, de los otros colores. Los habitantes terrícolas miran este portal con temor y respeto, pues sospechan que él es el que guarda la energía opresora y reprime cualquier sentimiento de libre albedrío. Pero, muy a su pesar, se ven obligados a reconocerlo como el portal dominante. Cada pareja es una unidad de juego que han desarrollado habilidades y estrategias para jugar juntos, protegerse mutuamente y mantenerse en comunicación sentimental para fortalecer los vínculos de unión y transmitirse tácticas de avance y protección. El núcleo familiar está formado por la pareja y dos hijos, quienes se quedan en casa esperando a sus padres. No se les permite salir y toda la casa está acondicionada para que se alimenten, reciban educación y como entretenimiento juegan en portales de cristal hasta los 18 años cuando buscan pareja y salen del hogar para formar el suyo, que se irá enriqueciendo o empobreciendo según las habilidades que hayan aprendido para jugar. Y así, la vida continúa en un limbo artificial de organización y calma aparente. Ahora volvamos al juego, como tal es una competencia en la que los jugadores se mueven con rapidez, pericia y aplicando técnicas de engaño y agilidad. El hábil compartir de la pareja se complementa con la fuerza masculina y la plasticidad y astucia femenina, para alcanzar y tomar la energía del núcleo de cada color. En esta carrera hay empujones, saltos y pisoteos. No hay piedad por el caído, solo correr y ayudar a la pareja para llegar juntos a tocar el núcleo, pues es el requisito para tomar la energía. Estas competencias, diríase luchas, duran hasta terminar la jornada de 7 horas, que parecen interminables y agotadoras.
Luego, comienzan a prepararse para salir del portal tan pronto suene el timbre de finalización. Es este momento cuando algunos no alcanzan a salir, porque han quedado agotados y maltrechos y el sentimiento de ayuda y solidaridad no existe. Se quedan presos para siempre en un mundo virtual; es decir, muertos para el mundo real. Elisa y Manuel han comenzado a alimentar un sentimiento de inconformidad. Analizan la situación y piensan que esta opresión no debe durar más. Consideran que un sistema opresor debe tener su flaqueza y este aspecto es el que hay que atacar. Ellos están dispuestos, en conjunto con otros que piensan igual y que buscan un planeta libre y equilibrado, a cambiar las reglas del juego. Hoy está tomada la decisión, hoy es la hora cero. 8 a.m., se abren los portales de juego y los jugadores una vez transformados a la virtualidad, comienzan a realizar movimientos contrarios a las reglas del juego: No ayudar al caído, los jugadores por el contrario, le tienden la mano y lo levantan. No compartir energía, lo que hacen es empezar a repartirla entre todos. Siempre moverse rápidamente para tumbar a los más débiles, los grupos participantes comienzan a moverse lentamente y todos agarrados de la mano. No abandonar la plataforma antes de finalizar el tiempo de juego, los jugadores, impulsados por Manuel y Elisa, comienzan a abandonar el portal y se hacen reales. Los grupos se dirigen al portal dorado, para validar los bonos, allí el portal dorado tiene un tope máximo de 500.000 bonos por cada jornada y por cada megalópolis. Pero con esta avalancha de demanda de bonos, se descontrola y comienza a entregar bonos de riqueza por cantidades, hasta que se destruye. Este acto conlleva a sentimientos de libertad y reconocimiento mutuo, como seres humanos iguales y capaces. Hay alegría y alborozo por doquier y una admiración por el entorno lleno de vida y color. Este reconocimiento los lleva a concientizarse de la riqueza de la tierra y del calor humano. Esos son los tesoros que hay que guardar y acrecentar. Pero, todo acto de rebelión cobra sacrificios y emergen héroes inesperados, porque fueron los que tuvieron el valor de pensar y actuar diferente y, más aún, motivaron a otros para que hiciesen lo mismo. Elisa y Manuel tomados de la mano, miran a través del cristal del portal a los demás, están resignados y satisfechos, pues cumplieron su misión. El grupo, en su euforia y apremio por salir, y la pareja, en su afán de ayudarlos, olvidaron el tiempo de cierre del portal. Nadie los pudo ayudar. Se quedaron perpetuamente en su virtualidad. El sistema de transformación es galáctico y no hay manera de cambiarlo. Puede ser que en esa dimensión haya humanidad.


LA INVITO A ESCRIBIR SUSPENSO: CLASE DE ESCRITURA

Puesto que estás interesada en aprender a escribir cuentos de misterio, con gusto te nombraré algunos aspectos importantes para tener en cuenta, no sin antes advertir que escribir suspenso implica zozobra, tensión y te pueden sorprender el desenlace o desenlaces que caracterizan este género. Te lo advierto, por si quieres desistir del proyecto. Comencemos, entonces, por el principio. ¿Un título? Tal vez no sea el comienzo adecuado, porque la variedad de la trama, la sorpresa del desenlace y el inesperado final pueden cambiar tu idea de comenzar por el título. Y quizás este se convierta en lo que tú no esperabas. Es mejor que vayas tomando características de los otros aspectos a considerar; podría así, resultar un título más comprometido con todo el cuento. Consideremos ahora el espacio-ambiente. Sí, muy ligados, porque desde el lugar más inverosímil hasta el más simple, cobran interés si tú le creas a su alrededor o introduces en él una aureola de misterio. Le puedes añadir a ese ambiente, al igual que un pintor, tintes temporales como días grises, noches lluviosas y frías y, por qué no, días calurosos. Los espacios pueden ser silenciosos, oficinas estrechas y apretujadas o simplemente una acogedora sala con un confortable sillón. Bien, una vez hayas elegido el espacio, es el tiempo que tienes que considerar. Si eliges el pasado hay que crear un ayer borrascoso con secretos e historias que se deberían recordar, para avivar pasiones negativas que conllevan al acto delictivo. Si eliges el tiempo futuro, una serie de posibilidades debilitarían la intriga, puesto que el hecho queda sometido a una planificación de movimientos, cual jugada de ajedrez y que finalmente no son factibles y útiles en el momento del acto. Para mí, es mejor escoger el tiempo presente, y quiero enfatizar que el ya, porque despierta el entusiasmo de lo que se está realizando y la víctima o víctimas quedan perplejas o incapaces de reaccionar ante el ataque. El otro aspecto, que debes considerar es la acción. Esta debes caracterizarla como suspenso, delito o un crimen cometido en el tiempo que escojas. Este acto o hecho lleva a interrogantes cómo quién y por qué. El hecho es entonces un crimen inesperado, por qué se presentó, la ocasión y los motivos te aconsejo que lo dejes para el final, pues está muy ligado a este. Bien, ahora es necesario que hablemos de los personajes, quienes son muy variados y atemporales. Esto último, no porque no haya una edad establecida, si no que tú los mueves como peones en un tablero de espacio y tiempo. Les asignas un rol, según la intriga que vas a escribir. Si ubicas los personajes en el pasado, estarían ligados a historias, secretos y relaciones sociales como amos y sirvientes. Sus actos estarían justificados para guardar secretos de herencias, taras y juramentos. Si los personajes son del futuro, se debe ser prolija la imaginación para que estos sean muy especiales y con características particulares, como por ejemplo genios, mentalistas, personas osadas y cínicos, pero a la vez bien aterrizados y humanos. Si los personajes son de presente es fácil buscar en el espacio inmediato y en el ahora, entonces aparecen los vecinos, los vendedores, transeúntes o visitantes y hasta uno mismo, je, je. Bueno, creo que las indicaciones que le he dado la orientarán, para escribir una buena historia de intriga. Podemos pues terminar hablando de los motivos y medios para realizar la intriga y, al mismo tiempo, le facilitará una caracterización del asesino y la víctima. Me satisface ver que usted ha elegido las últimas indicaciones de cada aspecto contemplado para escribir su historia. Usted notó, por ejemplo, en esta visita, que el espacio era una acogedora sala, protegida del caluroso verano. El motivo indagar sobre ciertos comportamientos e irregularidades de alguien, en el desempeño de su oficio, que comprometen la reputación del lugar donde trabaja. Entiendo que soy el investigado y usted no es escritora.
Pero lamentablemente, no voy a poder responderle a todas sus inquietudes, porque usted entró invadiendo mi espacio, importunando mi bienestar con esos porqués, quiénes y cómos. No va a darse cuenta de que al final de la historia es usted quien debe desaparecer, porque sabe demasiado y conoció mis malos actos. Constanza acomodó en su carpeta los apuntes de su entrevista y se puso en pie y mirando la figura del profesor con la boca retorcida y llena de espuma a causa del veneno, pensó que no sentía lástima y, por el contrario, la desilusionó el medio que había escogido. Esperaba un final más cruento, digno de una verdadera historia policial, pero el profesor había escogido un prosaico veneno para matarla y ella lo había sorprendido a través del cuadro de múltiples espejos que le habían reflejado la imagen del profesor tratando de verterlo en su bebida, repetidamente. Este acto sí que estuvo bien artístico. El inspector que le indicó la investigación, también la había orientado para su historia y le había advertido que la sospecha debería ir paralela con la confianza y sagacidad. Le advirtió además que tuviera cuidado. Lástima que el inspector también tuvo que desaparecer, porque él le había dado las últimas indicaciones de su trabajo y como había dicho el profesor anteriormente, hay que callar al que sabe demasiado. El inspector conocía todo mi secreto y mi estrecha relación con el profesor. Finalmente pienso que la vida es una competencia, donde imperan la malicia y destreza para cada acto. Gracias por sus indicaciones.


UN HÉROE ASTRAL

Los socorristas vieron venir a Manchitas desde la lejanía. Era una bolita de pelos blanco y negro, pero ahora, también el polvo y la sangre cubrían su maltrecho cuerpecito. No cojeaba, se arrastraba, pues sus paticas traseras estaban muy lesionadas y le impedían moverse normalmente. Aun así, su maullido era enérgico y prolongado, más que de dolor era de apremio, para que lo siguieran. Los socorristas se acercaron para ayudarlo, pero Manchitas se devolvió para el hueco de donde había salido y desde allí siguió maullando insistentemente para que lo siguieran. Los socorristas por fin comprendieron su actitud y comenzaron a seguirlo. Él no dejaba de maullar. Se introdujo en la primera abertura que había en el fondo del derrumbado edificio y encontraron unas placas de cemento que habían caído, formando un ángulo y en el espacio de este estaba una anciana que emitía quejidos muy débiles. Si no hubiese sido por Manchitas, nadie la habría encontrado con vida. Rápidamente, con mucha pericia la fueron moviendo hasta liberarla de las losas que la oprimían. Se alegraron, porque todavía había esperanzas de sobrevivir. Pero Manchitas se escabulló nuevamente hacia lo más profundo y su maullido era más fuerte y prolongado. Los socorristas pudieron observar la dificultad que tenía para moverse pero aun así avanzaba, pues hacía uso de su habilidad y agilidad felina. Ellos estaban admirados y por eso siguieron nuevamente tras de él que parecía un líder de un grupo, dando indicaciones, para que lo siguieran. Bajaron con más cautela, pues era más profundo el hueco y estaba más oscuro. Allí también pudieron oír unos leves quejidos, como los de un perro, él parecía llorar y lamía el brazo de un niño, quien era su amo. Él estaba inconsciente y con el otro brazo apretaba fuertemente la patita de un gato. Este era su amado Manchitas, que había quedado sepultado por las piedras. Los socorristas estaban asombrados por la extraordinaria experiencia que estaban viviendo. Era un milagro del cielo, porque un gato los había ayudado a encontrar a los heridos con vida, ¡pero ese mismo gato estaba muerto! Allá en lo alto, en el cielo de mascotas, Manchitas era recibido con alborozo de ladridos, maullidos, graznidos y piares. Porque había llegado Manchitas, un héroe que había cumplido muy bien su función de compañero astral.


¡QUÉ CURIOSO!

Cuando uno está tendido en la cama, listo para descansar calmadamente, siempre mira hacia el techo y pone a volar su imaginación, mientras llega el sueño reparador. Por ejemplo, un rayo de luz que se filtra por la ventana se refleja como una flecha indicando un camino a seguir. Lo haces y te sorprendes al encontrar un animal desaparecido, que tú creías imaginario, pero ahora parece moverse y se aproxima hacia ti. Sientes que las llamas que emite te van a incinerar. Tratas de incorporarte, para huir, pero te sientes atado y no te puedes mover. De repente, encuentras otra figura que estaba de espaldas y al volverse, reconoces al amigo entrañable de tu infancia y quien se fue prematuramente. Él es quien ahora se interpone entre el monstruo y tú, salvándote. Te despiertas lleno de sudor y tenso, pero te reconforta saber que fue una pesadilla y ahora despierto tienes el grato recuerdo de volver a ver a tu amigo aunque fuera en sueños. Lo que para ti es inexplicable es por qué el techo de la habitación está ahumado, como si se hubiese quemado, y en tu almohada encuentres un botón de la camisa que llevaba tu amigo al partir.


BOCETOS

María se miró extrañada el dorso de la mano en donde una curiosa mancha había aparecido. Pensó que parecía una anomalía de la piel, como una decoloración. Pasaron unos días y la mancha seguía allí, a pesar de las cremas nutritivas y enriquecedoras con colágeno, que se había aplicado. Todo parecía inútil. Pero nuevamente hoy se añadió otra preocupación al comprobar que su dedo meñique de la mano izquierda estaba medio, como si se lo hubiesen cortado. Estaba aterrorizada e intrigada por todos estos cambios y porque no sentía nada a pesar de las mutilaciones. Cada día comprobaba frente al espejo que gran parte de su rostro iba desapareciendo, al igual que partes de su cuerpo. Además con gran dolor se daba cuenta de que nadie parecía notarlo y que su desenlace era aterrador al comprender que iba a desaparecer y todos a su alrededor reían y hacían comentarios que no estaban relacionados con su tragedia. Comprendió que el final triste y angustiante era exclusivamente para ella. Por fin alguien desde el fondo del salón llamó a Miguel y le dijo que parara de pintar y borrar bocetos, que descansara un poco y mañana podría empezar de nuevo a dibujar su musa imaginaria, que quizás fuese más radiante y vital. Además, el amigo lo invitó a la terraza a disfrutar de la noche llena de estrellas fugaces y le dijo que quizás podría pedir que se hiciera realidad la dama de sus sueños, porque lo que tenía ahora no eran más que bocetos.


PRESENCIA

Nadie quiere pasar la noche en vela cuidando a los bebés prematuros, porque existe la creencia que en esa sala hay una presencia que no es natural. Ese alguien pareciera que está protegiendo y consolando a los más solos y adoloridos. Hoy me tocó a mí y no puse ninguna objeción. Me llamó Rafaela y crecí en un orfanato, porque fui abandonada allí. Afortunadamente, y contrario a lo que se piensa de estos lugares, yo encontré un hogar carente de comodidades, lujos y con escaso alimento, pero sí había calor y amor para compartir con todos. Allí nos enseñaron a trabajar duro y luchar para salir adelante. Yo lo logré y cumplí mi sueño de ser enfermera. Me considero una persona llena de ternura, especialmente con los niños más débiles. A veces pienso que es paradójico que mi corazón no guardase rencor por el abandono y lo aceptase como una de las tantas circunstancias que la vida ofrece. Eso sí, guardé muchos interrogantes, que en el trajinar y paso por la vida se fueron borrando y sin recuerdos no hay rencores y sin estos la actitud es mirar hacia adelante y ayudar a los demás. Una noche llegué a las 10 de la noche para recibir el turno y me pareció curioso encontrar a mi compañera sentada afuera de la sala. Ella alegó que sentía miedo, porque dentro de la sala se sentía un frío que lo envolvía a uno y que este no era normal. Rápidamente se despidió y se fue aliviada de su obligación.
Entré a la sala a revisar los monitores de los signos vitales y a mirar las caritas tiernas de los niños que dormían plácidamente. Pensé que algunos nacían ya sufriendo, como los que tenían sus manitas y piececitos que estaban canalizados con grandes agujas que los conectaban a tubos vitales. Esos bebés lloraban en forma débil y baja. Pero por lo menos estaban vivos. Salí de la sala un momento para traer un termo con café y una botella con agua, para pasar la larga noche. Cuando regresé, la vi a ella de espaldas. El corazón me dio un vuelco, porque no me explicaba cómo había entrado y además observé con horror que tenía en brazos a un bebé, el más enfermizo. Ella lo mecía entre sus brazos y le cantaba en susurro una canción de cuna. Súbitamente se volvió hacia mí y vi su rostro bañado en llanto. Es decir me vi yo misma y encontré la respuesta a los interrogantes de mi vida. Ella era mi madre, quien por alguna razón de la vida me había perdido y cada noche llegaba a buscarme y a consolar a los bebés enfermitos. No sentí temor y al igual que ella lloré de alegría y agradecimiento.


Comentarios

  1. Tus cuentos son engatadores. Me engatan. 🙂

  2. Es el mejor 🎉

  3. Me encantan tus escritos!
    Felicidades! Los Gatos que buenas mascotas ah! Claro me gustan más los perros. No tengo ninguno, claro.
    Un abrazo,

    P/s Yo tengo un blog y los invito a leerlo:
    Puesiaspot.blogspot.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *